Deseret - La revolucion de los fitofarmacos
Inicio | La revolucion de los fitofarmacos | Registrarse | Entrada
Menú
Negocio NSP
Salud
Links
  • PAE Loja
  • PAE
  • NSP


  • Los fitofármacos serán realidad en un próximo futuro

    El aumento en la capacidad de producción de las plantas podría llevar a la producción de medicamentos más económicos

    Es posible que, en un próximo futuro, las plantas puedan utilizarse a manera de fábricas para la producción de drogas proteínicas, que reportarán economías de escala y reducirán el coste de los productos biofarmacéuticos.

    Tras dos décadas de investigación, los fitofármacos están a punto de convertirse en realidad.

    En fechas recientes, Estados Unidos aprobó la primera vacuna veterinaria producida en una planta, hallándose ya en proceso de desarrollo vacunas humanas y otras drogas fitoproteínicas.

    La infraestructura y conocimientos técnicos de la industria hortícola británica, junto con la vasta base fitocientífica del país, hacen que su contribución en este sector sea realmente significativa.

    Eficiencia en la producción de proteínas

    El uso de plantas genéticamente modificadas para la fabricación de medicinas, hormonas, anticuerpos y antígenos posee importantes beneficios, en comparación con los métodos hoy día disponibles, en los que se utilizan líneas celulares microbianas o de mamíferos.

    Las plantas pueden producir una gama de compuestos más diversa que la obtenible con sistemas microbianos y su manipulación resulta más fácil que con mamíferos.

    Además, la eficiencia de las plantas en la producción de proteínas no tiene rival.

    Nueva tecnología de invernadero

    Un factor que ha frenado el uso de plantas genéticamente modificadas ha sido el lugar donde cultivarlas.

    Un grupo británico, financiado por el Departamento de Industria y Comercio, anunció en el mes de abril que había comenzado pruebas para demostrar la producción económica de proteínas humanas en plantas de tabaco cultivadas en un GroDome.

    Se conoce con el nombre de GroDome un invernadero herméticamente cerrado y ambientalmente favorable, que impide cualquier posibilidad de que se produzca la liberación accidental de plantas modificadas.

    Este proyecto – en el que están participando East Malling Research, Empharm y Unigro, fabricante del GroDome – demostrará la producción económica de un anticuerpo, que ya ha recibido licencia en Europa para la prevención de la caries dentaria, y una proteína humana (endostatina) con actividad anticancerosa.

    Una vez demostradas las economías de escala reportadas por el uso del GroDome para la producción de productos fitofarmacéuticos, se establecerá un sistema de producción para su uso comercial.

    Estudio de sistemas de fitoproducción

    Además del apoyo del Gobierno, el sector fitofarmacológico británico ha recibido financiación de programas de investigación de la Unión Europea.

    Una de las iniciativas más importantes es Pharma-Planta, proyecto con un presupuesto de £8 millones coordinado por el Profesor Julian Ma de la Facultad de Medicina del St George’s Hospital en Londres, en el que participan más de 30 grupos europeos de investigación.

    En este proyecto, cuyo objetivo es la creación de una plataforma de producción basada en plantas, se colaborará estrechamente con distintos organismos reglamentarios, para cumplir en todo momento con las normas de seguridad.

    También participan en el proyecto las universidades británicas de Cambridge, Leeds, Glasgow y Oxford Brookes, el John Innes Centre de Norwich y Rothamstead Research, en Hertfordshire.

    Aumento en los niveles de producción

    Durante la primera parte del año en curso, otro grupo de investigadores británicos anunció que había concebido la manera de conseguir que las plantas produzcan anticuerpos para vacunas en cantidades superiores a las conseguidas hasta ahora.

    La Dra Patricia Obregon, del St George’s Hospital, manifestó que la técnica para la generación de ‘moléculas de fusión’ podría ofrecer un método genérico para incrementar la expresión de proteínas recombinantes en las plantas, abriendo así el camino para la producción de productos biofarmacéuticos de menor coste.

    Salud animal

    Investigadores británicos están produciendo fitoproteínas para mejorar la salud animal.

    El Profesor Michael Baron, del Instituto de Salud Animal del Consejo de Investigaciones Biocientíficas, ha descubierto una fitovacuna que combate la ‘peste des petits ruminants’ (peste de pequeños rumiantes), enfermedad de ovejas y cabras, endémica en el Oriente Medio y en la India.

    Si bien existen ya vacunas contra esta enfermedad, su coste es excesivo para la mayor parte de los ganaderos.

    En colaboración con científicos de la India y con fondos procedentes de la obra benéfica de investigación, Wellcome Trust, el Profesor Baron está probando un tipo de planta de cacahuete, que ha sido modificada para producir una vacuna en sus hojas.

    En vez de llevar a cabo el tratamiento de las plantas para aislar la vacuna, sería posible administrar las plantas a los animales, en su forma natural, como alimento y protección contra esta enfermedad.

    Copyright Deseret © 2016